Un joven que dañó tres autos acusó haber consumido "droga zombie" – El Patagónico

Esta mañana, personal policial de la Seccional Quinta, demoró a un joven de 23 años que, en visible estado de alteración, provocó daños en tres automóviles y un comercio sobre Avenida Kennedy. Acusó haber consumido “droga zombie” y fue trasladado al Hospital Regional.

Alrededor de las 9:10 de este miércoles, un llamado alertó a efectivos de la Seccional Quinta de Comodoro Rivadavia, por un joven de 23 años que se sacudía, se tiraba por encima de unos tres automóviles estacionados y rompía las persianas de comercios sobre la Avenida Kennedy.

Una vez en el lugar, en Kennedy al 3.200, los efectivos observaron que el joven estaba exaltado y bajo los efectos de alguna sustancia tóxica.

“Con una fuerza sobrehumana”, según describieron fuentes oficiales a El Patagónico, el joven fue reducido por cuatro agentes y a ellos les habría manifestado que había consumido la llamada “droga zombie”, “cloud nine” o “flakka”.

C.E (23) permanecería internado en observación en el Hospital Regional a la espera de que le realicen estudios para determinar cuál fue la sustancia que ingirió.

Según el testimonio de vecinos, C.E sería un joven de zona Norte. “Se tiraba por encima de los vehículos y se mostraba agresivo, desorbitado y fuera de sí” comentaron.

¿LA DROGA ZOMBIE LLEGO A LA PATAGONIA? EL CASO DE NEUQUEN

El pasado 4 de noviembre, la policía de Neuquén encontró a un joven sacudiéndose como “zombie” en el suelo, el sujeto fue derivado al Hospital, donde se confirmó que estaba drogado y permanecería internado.

Los medios locales aseguraron que se trataría de la llegada a la Patagonia de la llamada “droga zombie”, “cloud nine” o “flakka”.

Esta droga es diez veces más potente que la morfina y más barata que la heroína, está hecha a base de codeína. Los primeros efectos se dan sobre piel de las extremidades de los consumidores, donde se inyecta la droga, que se vuelve escamosa.

El uso de disolventes de pintura y la gasolina para fabricar la “droga zombie” contribuyen a los efectos corrosivos que tiene sobre el cuerpo, dando lugar a la gangrena. Esta droga pudre carne hasta el hueso, por lo que los usuarios parecen verdaderos “zombies”.

La droga, conocida en Rusia como “krokodil”, (cocodrilo en ruso por el efecto de escamas en la piel) apareció en ese país sobre el 2002. Comenzó a consumirse en Siberia y se ha extendido por todo el país desde entonces. Mientras que muchas drogas producen adicción con bastante rapidez y son dañinas físicamente, la “flakka” establece un nuevo estándar para la rápida destrucción de la mente, el espíritu y el cuerpo. En 2013 empezaron los primeros informes de su uso en los EE.UU.

El nombre médico de la droga es “desomorfina”. Se elabora de forma casera con elementos que se venden sin receta médica para los dolores de cabeza, y cocinándolo con diluyente de pintura, gasolina, ácido clorhídrico, yodo y fósforo rojo de las cerillas.

El líquido resultante se inyecta en vena. Los efectos de este fármaco tienen una duración de 90 minutos a dos horas, y se tarda aproximadamente media hora para elaborar la droga. Por lo que un adicto tiene bastante facilidad para conseguir los ingredientes y cocinar la droga.

En Rusia existe un problema grave con la adicción a la heroína, pero cuando un adicto a la heroína ya no puede permitirse ese medicamento, lo puede compensar con el “krokodil”, que tiene un efecto más fuerte y cuesta alrededor de una décima parte del precio. Pero mientras que la esperanza de vida de un adicto a la heroína en Moscú es de cuatro a siete años, la esperanza de vida de un adicto a esta potente droga es sólo uno o dos años.

Esta mañana, personal policial de la Seccional Quinta, demoró a un joven de 23 años que, en visible estado de alteración, provocó daños en tres automóviles y un comercio sobre Avenida Kennedy. Acusó haber consumido “droga zombie” y fue trasladado al Hospital Regional.

Alrededor de las 9:10 de este miércoles, un llamado alertó a efectivos de la Seccional Quinta de Comodoro Rivadavia, por un joven de 23 años que se sacudía, se tiraba por encima de unos tres automóviles estacionados y rompía las persianas de comercios sobre la Avenida Kennedy.

Una vez en el lugar, en Kennedy al 3.200, los efectivos observaron que el joven estaba exaltado y bajo los efectos de alguna sustancia tóxica.

“Con una fuerza sobrehumana”, según describieron fuentes oficiales a El Patagónico, el joven fue reducido por cuatro agentes y a ellos les habría manifestado que había consumido la llamada “droga zombie”, “cloud nine” o “flakka”.

C.E (23) permanecería internado en observación en el Hospital Regional a la espera de que le realicen estudios para determinar cuál fue la sustancia que ingirió.

Según el testimonio de vecinos, C.E sería un joven de zona Norte. “Se tiraba por encima de los vehículos y se mostraba agresivo, desorbitado y fuera de sí” comentaron.

¿LA DROGA ZOMBIE LLEGO A LA PATAGONIA? EL CASO DE NEUQUEN

El pasado 4 de noviembre, la policía de Neuquén encontró a un joven sacudiéndose como “zombie” en el suelo, el sujeto fue derivado al Hospital, donde se confirmó que estaba drogado y permanecería internado.

Los medios locales aseguraron que se trataría de la llegada a la Patagonia de la llamada “droga zombie”, “cloud nine” o “flakka”.

Esta droga es diez veces más potente que la morfina y más barata que la heroína, está hecha a base de codeína. Los primeros efectos se dan sobre piel de las extremidades de los consumidores, donde se inyecta la droga, que se vuelve escamosa.

El uso de disolventes de pintura y la gasolina para fabricar la “droga zombie” contribuyen a los efectos corrosivos que tiene sobre el cuerpo, dando lugar a la gangrena. Esta droga pudre carne hasta el hueso, por lo que los usuarios parecen verdaderos “zombies”.

La droga, conocida en Rusia como “krokodil”, (cocodrilo en ruso por el efecto de escamas en la piel) apareció en ese país sobre el 2002. Comenzó a consumirse en Siberia y se ha extendido por todo el país desde entonces. Mientras que muchas drogas producen adicción con bastante rapidez y son dañinas físicamente, la “flakka” establece un nuevo estándar para la rápida destrucción de la mente, el espíritu y el cuerpo. En 2013 empezaron los primeros informes de su uso en los EE.UU.

El nombre médico de la droga es “desomorfina”. Se elabora de forma casera con elementos que se venden sin receta médica para los dolores de cabeza, y cocinándolo con diluyente de pintura, gasolina, ácido clorhídrico, yodo y fósforo rojo de las cerillas.

El líquido resultante se inyecta en vena. Los efectos de este fármaco tienen una duración de 90 minutos a dos horas, y se tarda aproximadamente media hora para elaborar la droga. Por lo que un adicto tiene bastante facilidad para conseguir los ingredientes y cocinar la droga.

En Rusia existe un problema grave con la adicción a la heroína, pero cuando un adicto a la heroína ya no puede permitirse ese medicamento, lo puede compensar con el “krokodil”, que tiene un efecto más fuerte y cuesta alrededor de una décima parte del precio. Pero mientras que la esperanza de vida de un adicto a la heroína en Moscú es de cuatro a siete años, la esperanza de vida de un adicto a esta potente droga es sólo uno o dos años.

View original article: 

Un joven que dañó tres autos acusó haber consumido "droga zombie" – El Patagónico

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *